domingo, 26 de febrero de 2017

Neuroliderazgo y Transformación Digital

Coincido con la visión de Andrew Robertson CEO de BBDO agencia de publicidad que plantea el mundo Digital no como una tecnología, plataforma o medio sino como un nuevo lenguaje, un lenguaje que nos permite expresar nuestras ideas, tener nuevas experiencias, experiencias mágicas como la inmersión en la realidad virtual y la realidad aumentada  que ha provocado que el cliente, que somos todos nosotros, cambiemos nuestro comportamiento, nuestra manera de hacer las cosas,  tanto en el ámbito personal como profesional y social.

Para que cada uno de nosotros estemos preparados para esta Transformación Digital, para esta Revolución Tecnológica exponencial, deberíamos empezar cuestionándonos cómo estamos haciendo las cosas, potenciar el pensamiento  crítico dentro de las organizaciones. Deberíamos empezar a cambiar nuestro comportamiento, nuestra formas de hacer y de pensar. Deberíamos abrirnos a nuevas perspectivas y a nuevas posibilidades.

A pesar de que nuestro cerebro sea el órgano más complejo del Universo, sigue siendo bastante “reptiliano” y le cuesta mucho cambiar, no le gusta la incertidumbre y siempre que puede, tira de patrones y comportamientos ya conocidos. Si que es verdad que con voluntad y consciencia, podemos cambiar nuestras creencias y comportamientos e ir incorporando nuevos hábitos para abrirnos a las oportunidades que nos brinda el mundo Digital y las nuevas Tecnologías.

Sabemos que el cerebro cambia físicamente con la experiencia. Si lo entrenamos es capaz de generar nuevos circuitos neuronales.
Saber cómo funciona el cerebro nos va a permitir desarrollar competencias que se está demandando en el siglo XXI como la creatividad y la innovación. Sabemos cómo poner el cerebro en modo creativo, que es lo que pasa instantes antes de tener el momento “Eureka”. Aprender a relajar el cerebro nos va a permitir estar en las mejores condiciones para generar ideas y algunas de ellas se convertirán en proyectos de innovación.
¿Qué están haciendo las empresas para enfrentarse a la Transformación Digital?Generar FANS en sus clientes, fans de sus marcas, de sus productos y/o servicios. Buscan interactuar con sus clientes, generar vínculos emocionales, co-crear con ellos. Centran toda su actividad en el cliente y ponen en marcha programas de Experiencia de Cliente.
Las empresas que se están transformando han puesto su esfuerzo en su “Employer Branding” en ser empresas atractivas, con culturas fuertes, con unos valores corporativos alineados con los valores de las personas que trabajan allí. Han remodelado sus oficinas creando espacios más abiertos, más flexibles para promover el intercambio de ideas, la colaboración, el desarrollo de la inteligencia colectiva de sus equipos.

¿Qué aporta el Neuroliderazgo a la Transformación Digital? 
En los últimos 10 años no han cambiando enormemente los modelos de Liderazgo, en cambio hay más de 50.000 científicos investigando cómo funciona el cerebro. No tendría sentido no aplicar todo ese conocimiento al mundo del Liderazgo y de la Transformación Digital.
El Neuroliderazgo aplica todo el conocimiento de las neurociencias al mundo del Liderazgo y las organizaciones.
El Neuroliderazgo empodera al individuo y le da la posibilidad de que asuma la responsabilidad de potenciar su cerebro para estar en las mejores condiciones para desempeñar cualquier tarea. Apuesta por un líder saludable, con un cerebro balanceado. Trabaja nuevos hábitos relacionados con el estado mental y físico del líder. Se buscan líderes que inspiren, que influyan, que sean creativos, intuitivos, que generen vínculos emocionales con sus equipos. Construye culturas saludables, culturas colaborativas que fomentan el intercambio de ideas, culturas donde los líderes puedan reconocer su vulnerabilidad y rodearse de un equipo donde el liderazgo se comparta en función del proyecto. Culturas donde se dé la bienvenida a la Diversidad, a las nuevas generaciones, como fuente de enriquecimiento para enfrentarse juntos a este mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo).
Una de las competencias claves para al Transformación Digital es la agilidad. El Neuroliderazgo pone en valor la intuición, esa inteligencia inconsciente que te va a permitir ser más ágil a la hora de lanzar nuevos productos y servicios.
Otra de las competencias más demandadas en la Transformación Digital es la inteligencia social la capacidad para conectar con los demás, para empatizar y adaptarte a distintos escenarios trabajando con equipos virtuales. Las mujeres tienen más habilidades sociales y una mayor capacidad para la lectura de la expresión del rostro y del lenguaje no verbal. .

Estamos en un momento donde más que nunca se necesitan Neurolideres para inspirar, para integrar, para co-crear, para conectar equipos de distintas culturas y generaciones, para desarrollar la inteligencia colectiva dentro de las organizaciones, para ser más creativos y más intuitivos.