sábado, 12 de agosto de 2017

¿Está nuestro cerebro preparado para la Transformación Digital?

"La Humanidad va a cambiar más en los próximos 20 años que en los 300 años anteriores” Gerd Leonhard
Hemos pasado de estar tecleando en nuestro ordenador, a deslizar el dedo en nuestros smartphones, y ahora a dar órdenes de voz.
Alguno de vosotros ha dejado el móvil en el asiento de al lado y de repente ha oído ¿En qué te puedo ayudar ? ¿Quién es Siri?
El futuro en los próximos 5 a 7 años pasa por la convergencia del hombre con la máquina.
Se dice que los hijos de las nuevas generaciones no van a saber lo que es estar desconectado ni teclear en el ordenador.
Vivimos en medio de una Revolución Tecnológica que es exponencial a diferencia del Ser Humano que evoluciona linealmente.
Vivimos entre un mundo online y offline las 24 horas del día.
Estamos en una sociedad hiperconectada, digitalizada en constante cambio que nos obliga a estar constantemente adaptándonos a nuevos escenarios.
Para que cada uno de nosotros estemos preparados para esta Transformación Digital, para esta Revolución Tecnológica, deberíamos empezar a cuestionarnos nuestro comportamiento, nuestras formas de hacer y de pensar. Deberíamos abrirnos a nuevas perspectivas y a nuevas posibilidades.
Vivimos en un mundo complejo, lleno de incertidumbre. Si entendemos cómo funciona nuestro cerebro podremos estar mejor preparados para esta Transformación Digital.
¿Está preparado nuestro cerebro para la Transformación Digital?
Se dice que el 95% de nuestro comportamiento es automático. Heredamos genéticamente alrededor del 50% de nuestros circuitos neuronales pero el otro 50% lo conseguimos a través de nuevo conocimiento y experiencias.
El cerebro cambia físicamente con la experiencia.
Es lo que se conoce como neuroplasticidad. La neuroplasticidad nos ayuda a convertirnos en seres individuales con distintas identidades. La capacidad para expresar nuestra individualidad proviene de la creación de nuevas conexiones neuronales en respuesta al entorno.
Tal como nos comenta Richard Davidson, profesor de Psicología y de Psiquiatría de la Universidad de Wisconsin-Madison:
 “Nosotros podemos asumir la responsabilidad de nuestras mentes. Nuestros cerebros están constantemente siendo moldeados consciente o inconscientemente la mayor parte del tiempo y tenemos la oportunidad de moldearlos de forma intencionada…”
A pesar de que nuestro cerebro sea el órgano más complejo del Universo sigue siendo bastante “reptiliano” y le cuesta mucho cambiar. No le gusta la incertidumbre y siempre que puede tira de patrones y comportamientos automáticos.
Con voluntad y consciencia podemos cambiar nuestras creencias y comportamientos e ir incorporando nuevos hábitos, nuevos circuitos neuronales, para experimentar nuevas formar de pensar, de hacer y de trabajar.
Una de las competencias clave para crecer en un entorno cambiante es la resiliencia.
La resiliencia es la capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades, superarlas y ser transformado por ellas. La investigación ha demostrado que aquellos que son altamente resistentes tienden a experimentar, naturalmente, emociones más positivas como resultado de un mayor sentido de confianza en su capacidad de controlar la calidad y el curso de su propia vida.
Para cambiar nuestra mente debemos modificar el modo en que automáticamente y habitualmente funciona nuestro cerebro.
Qué sabemos
  • El entrenamiento mental puede modificar los patrones de actividad en el cerebro y fortalecer la empatía, la compasión, el optimismo y la sensación de bienestar.
  • El cambio físico del cerebro puede producirse como respuesta a las experiencias que tenemos así como a los pensamientos que tenemos.
  • La corteza prefrontal, sede de las funciones ejecutivas tales como la planificación y el juicio, controla también el grado de resistencia que tiene una persona
¿Cómo podemos preparar nuestro cerebro para la Transformación Digital?
En los últimos 10 años no han cambiando enormemente los modelos de Liderazgo, en cambio hay más de 50.000 científicos investigando cómo funciona el cerebro. No tendría sentido no aplicar todo ese conocimiento al mundo del Liderazgo y de las organizaciones.
El Neuroliderazgo nos va a permitir aplicar los descubrimientos provenientes del campo de las neurociencias al mundo del Liderazgo y de las organizaciones:
  • Empodera al individuo y le da la posibilidad de que asuma la responsabilidad de potenciar su cerebro para estar en las mejores condiciones para desempeñar cualquier tarea.
  • Apuesta por un líder saludable, con un cerebro balanceado. Trabaja nuevos hábitos relacionados con el estado físico, mental y emocional del líder.
  • Construye Culturas Colaborativas, culturas que fomentan el intercambio de ideas, la inteligencia colectiva, culturas donde los líderes puedan reconocer su vulnerabilidad y rodearse de un equipo donde el liderazgo sea compartido
  • Da la bienvenida a la Diversidad como la mejor manera para enfrentarse a este mundo en permanente cambio
El Modelo i4 de Neuroliderazgo de Silvia Damiano (About my Brain Institute) es un Modelo de Liderazgo personal, desarrollado con foco en el cerebro, que da respuesta a la complejidad de un mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo) con sus 4 pilares:
  • Integración Un buen funcionamiento de un cerebro balanceado que sea capaz de realizar las conexiones entre las diferentes variables de este mundo complejo
  • Inspiración para superar la incertidumbre generada por circunstancias impredecibles
  • Imaginación para hacer frente a los cambios dinámicos en este mundo volátil
  • Intuición para resolver la ambigüedad de nuestros tiempos, en la que las secuencias de simple y lineal "causa y efecto" ya no funcionan   
Estamos en una era apasionante donde más que nunca se necesitan neurolíderes para inspirar, para integrar, para co-crear, para conectar equipos de distintas culturas y generaciones, para desarrollar la inteligencia colectiva dentro de las organizaciones, para crear culturas colaborativas, para ser más creativos y más intuitivos.


domingo, 26 de febrero de 2017

Neuroliderazgo y Transformación Digital

Coincido con la visión de Andrew Robertson CEO de BBDO agencia de publicidad que plantea el mundo Digital no como una tecnología, plataforma o medio sino como un nuevo lenguaje, un lenguaje que nos permite expresar nuestras ideas, tener nuevas experiencias, experiencias mágicas como la inmersión en la realidad virtual y la realidad aumentada  que ha provocado que el cliente, que somos todos nosotros, cambiemos nuestro comportamiento, nuestra manera de hacer las cosas,  tanto en el ámbito personal como profesional y social.

Para que cada uno de nosotros estemos preparados para esta Transformación Digital, para esta Revolución Tecnológica exponencial, deberíamos empezar cuestionándonos cómo estamos haciendo las cosas, potenciar el pensamiento  crítico dentro de las organizaciones. Deberíamos empezar a cambiar nuestro comportamiento, nuestra formas de hacer y de pensar. Deberíamos abrirnos a nuevas perspectivas y a nuevas posibilidades.

A pesar de que nuestro cerebro sea el órgano más complejo del Universo, sigue siendo bastante “reptiliano” y le cuesta mucho cambiar, no le gusta la incertidumbre y siempre que puede, tira de patrones y comportamientos ya conocidos. Si que es verdad que con voluntad y consciencia, podemos cambiar nuestras creencias y comportamientos e ir incorporando nuevos hábitos para abrirnos a las oportunidades que nos brinda el mundo Digital y las nuevas Tecnologías.

Sabemos que el cerebro cambia físicamente con la experiencia. Si lo entrenamos es capaz de generar nuevos circuitos neuronales.
Saber cómo funciona el cerebro nos va a permitir desarrollar competencias que se está demandando en el siglo XXI como la creatividad y la innovación. Sabemos cómo poner el cerebro en modo creativo, que es lo que pasa instantes antes de tener el momento “Eureka”. Aprender a relajar el cerebro nos va a permitir estar en las mejores condiciones para generar ideas y algunas de ellas se convertirán en proyectos de innovación.
¿Qué están haciendo las empresas para enfrentarse a la Transformación Digital?Generar FANS en sus clientes, fans de sus marcas, de sus productos y/o servicios. Buscan interactuar con sus clientes, generar vínculos emocionales, co-crear con ellos. Centran toda su actividad en el cliente y ponen en marcha programas de Experiencia de Cliente.
Las empresas que se están transformando han puesto su esfuerzo en su “Employer Branding” en ser empresas atractivas, con culturas fuertes, con unos valores corporativos alineados con los valores de las personas que trabajan allí. Han remodelado sus oficinas creando espacios más abiertos, más flexibles para promover el intercambio de ideas, la colaboración, el desarrollo de la inteligencia colectiva de sus equipos.

¿Qué aporta el Neuroliderazgo a la Transformación Digital? 
En los últimos 10 años no han cambiando enormemente los modelos de Liderazgo, en cambio hay más de 50.000 científicos investigando cómo funciona el cerebro. No tendría sentido no aplicar todo ese conocimiento al mundo del Liderazgo y de la Transformación Digital.
El Neuroliderazgo aplica todo el conocimiento de las neurociencias al mundo del Liderazgo y las organizaciones.
El Neuroliderazgo empodera al individuo y le da la posibilidad de que asuma la responsabilidad de potenciar su cerebro para estar en las mejores condiciones para desempeñar cualquier tarea. Apuesta por un líder saludable, con un cerebro balanceado. Trabaja nuevos hábitos relacionados con el estado mental y físico del líder. Se buscan líderes que inspiren, que influyan, que sean creativos, intuitivos, que generen vínculos emocionales con sus equipos. Construye culturas saludables, culturas colaborativas que fomentan el intercambio de ideas, culturas donde los líderes puedan reconocer su vulnerabilidad y rodearse de un equipo donde el liderazgo se comparta en función del proyecto. Culturas donde se dé la bienvenida a la Diversidad, a las nuevas generaciones, como fuente de enriquecimiento para enfrentarse juntos a este mundo VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo).
Una de las competencias claves para al Transformación Digital es la agilidad. El Neuroliderazgo pone en valor la intuición, esa inteligencia inconsciente que te va a permitir ser más ágil a la hora de lanzar nuevos productos y servicios.
Otra de las competencias más demandadas en la Transformación Digital es la inteligencia social la capacidad para conectar con los demás, para empatizar y adaptarte a distintos escenarios trabajando con equipos virtuales. Las mujeres tienen más habilidades sociales y una mayor capacidad para la lectura de la expresión del rostro y del lenguaje no verbal. .

Estamos en un momento donde más que nunca se necesitan Neurolideres para inspirar, para integrar, para co-crear, para conectar equipos de distintas culturas y generaciones, para desarrollar la inteligencia colectiva dentro de las organizaciones, para ser más creativos y más intuitivos.